Colegio Don Vasco de Quiroga

Libro: Fragmentos de la Historia de Quiroga.

Autor: Rubén Aguilar Calderón, Cronista e Historiador de la Ciudad de Quiroga, Michoacán, México.

El libro completo lo puede solicitar directamente en esta tienda virtual, y con gusto lo cantactaremos con el autor, Tiene un costo de recuperación y de envío que en su momento se le informará.

Nuestro compromiso es que esta gran obra esté al alcance de todos los michoacanos, no solamente los que viven en México sino también los que viven en  el extranjero.

Sabemos que hay muchas personas alrededor del mundo que aprecian la cultura purépecha, y que no pueden conseguir la información en la localidad donde viven..

 

 

COLEGIO DON VASCO

 

El edificio del Colegio Particular Incorporado «Don Vasco», fue adquirido y reconstruido con capital peculiar de los señores: Monseñor Estanislao Alcaraz Figueroa, señor Canónigo Murillo, Señor Canónigo Jesús Quintana y el Presbítero Don Adolfo Soriano, originario de Pichátaro y directo promotor de su fundación; el colegio Don Vasco, fue el tercer colegio católico con casa propia en esta población, y se inició de la siguiente manera: el día 5 de febrero del año de 1960, cuatro reverendas madres misioneras Marianas salieron de su Casa Central de Querétaro, Qro.;  las acompañaba la Madre Superiora General de la Congregación;  amenizaron el viaje de Querétaro a Morelia rezando alegres las tres partes del Rosario y con cantos; de Morelia saldrían a Quiroga donde encontrarían un nuevo Colegio, su nueva comunidad. El futuro colegio de Quiroga aún no estaba acondicionado, y fue necesario alojarse en la casa de su misma Congregación en la ciudad de Morelia; aprovechando su estancia pasaron a saludar al Señor Arzobispo, quien les comunico a las madres, tener planeado abrir la casa de Quiroga el día 12 de febrero.

El día 10 de febrero trajeron a las madres a Quiroga a conocer el lugar; era una casa muy vieja con muestras de abandono por muchos años, que antes fue un enorme mesón; sus grandes patios estaban cubiertos de jaras, de árboles de capulín, nopales, plantas de aguacate, ratas y mucho escombro; decían las madres ¡Se veía tan fea, como para desanimarse ¡. Ese mismo día conocieron otra casa en Quiroga, donde se hospedarían mientras se acondicionaba el Colegio, y regresaron a Morelia.

Los integrantes de la comisión Pro-Construcción del Colegio en Quiroga, tuvieron una reunión con los curas de las parroquias circunvecinas y se pusieron de acuerdo con el Cngo. Don Heriberto Ortega, Presidente de la "Comisión protarascos", y acordaron sobre el nombre que llevaría esta casa y le asignaron: «Casa de formación Femenina«,  y se volvieron a la ciudad de Morelia.

El día 12 de febrero, nuevamente salieron las madres misioneras a Quiroga, pero esta vez era para quedarse, llegaron a la 1:00 P.M.;  en esta ocasión se les recibió normalmente; al llegar a la población, las esperaban muchas personas, incluso las madres del colegio « Pio XII «, con su grupo de niñas, todas vestidas de gala, en su honor se repicaron las campanas de la parroquia, y en los rostros de los asistentes, se notaba mucha alegría, se acercaron a ellas personas de las Comunidades Indígenas y de Quiroga, para ofrecerles sencillos pero valiosos regalos; fríjol, huevos, arroz, fruta, etc. Después de que la madre Superiora les agradeció, se retiraron. La primera comida que se les ofreció, fue pescado blanco, cuando aún no terminaban de comer, llego un grupo de niñas y señoritas indígenas a matricularse.

Todas las personas de Morelia y Quiroga, se despidieron, se quedaron solas las cuatro religiosas con sus internas, en aquella casa extraña, deshabitada por tantos años, de verdad boscosa, y contando solo con los muebles más indispensables. Las reverendas madres Misioneras Marianas asignadas para la fundación de esta casa fueron: R. M. Cándida Coria (Superiora), R. M. Julita Martínez, R. M. Angustias y R. M. Julieta.

Al día siguiente 13 de febrero, iniciaron la dura tarea de limpieza en la casa con ayuda de las muchachas que las alegraban con sus conversaciones en tarasco, que es de dulce armonía, también su interna más pequeña trabajaba sacando agua de la pila, era Alicia de 7 años de edad.

Mientras se acondicionaba el plantel dieron clases en el segundo patio del colegio Pio XlI.

 

Galería de Imágenes de Quiroga. Imagen 72

Primeras alumnas del Colegio don Vasco de Quiroga, Michoacán, México.

Primeras alumnas internas, aseando la casa con las reverendas madres, están sacando agua de la pila. Alicia la más pequeña.

 

Por fin se llegó el esperado día de su inauguración que se dignó hacer el Excelentísimo Sr. Arzobispo de Morelia, Dr. Don Luís Ma. Altamirano y Bulnes, también se realizó la bendición de toda la casa y se modificó el nombre a:

 «COLEGIO ARQUIDIOSESANO PARA LA FORMACION DE NIÑAS TARASCAS» «TATA VASCO»

 

Galería de Imágenes de Quiroga. Imagen 73

Día de la Bendición del Colegio don Vasco de Quiroga, Michoacán, México.

El día de la bendición del colegio, aparecen en la foto: El Exmo, y Revmo, Sr. Dr. D. Luís Altamirano y Buines, Arzobispo de Morelia; a su izquierda el Padre D. Adolfo Soriano y el Cngo. D. J. Jesús Quintana y D. Jesús Cortes Verduzco. A su derecha, el señor Ramón Monroy González, Presidente Municipal de Quiroga, un acompañante de la Comunidad Indígena, y el Cngo. D. José Bravo.

 

Siendo hasta ese día el primero y único Colegio en Quiroga EXCLUSIVAMENTE DEDICADO A LA EDUCACION DE NIÑAS INDIGENAS. En la ceremonia de Inauguración, estuvieron presentes el Sr. Cngo, José Bravo, Cngo. Jesús Quintana, Cngo. Heriberto Ortega, el señor Cura Diego Gutiérrez Ayala, el Sr. Cura Isidro Huacuz, desde luego el Padre Adolfo Soriano, entonces párroco de Tzintzuntzan, el Presidente Municipal, C. Ramón Monroy González, acompañado por el Sr. D. Jesús Cortés Verduzco, y padres de familia. Participaron en el festival las escuelas de Sanabria, San Andrés Tziróndaro, Sacuapio, Cucuchucho, y algunas catequistas del grupo del Padre Adolfo Soriano;  las primeras personas de quienes recibieron apoyo las madres fueron las señoras María Villaseñor de Fuentes, Leocadita Farías y Antonia Rivera.

Galería de Imágenes de Quiroga. Imagen 74

Grupo de Religiosas y alumnas indígenas del Colegio don Vasco de Quiroga, Michoacán, México.

El Padre Diego Gutiérrez con las madres del Colegio Tata Vasco, acompañados del Grupo de internas indígenas.

Tiempo después, estando el internado de niñas indígenas a cargo de la Arquidiócesis de Morelia, la madre Superiora Cándida Coria, solicitó permiso para fundar una escuela primaria dentro del mismo plantel;  en virtud de que algunas de las internas no sabían leer ni escribir, el permiso le fue otorgado y empezó a funcionar la escuela primaria bajo el nombre de: «DON VASCO>>.

En el año de 1964, entre el nuevo personal docente del colegio, estaba una madre llamada Nunila Guadalupe Luna Carranza. Esta madre, y algunos padres de familia de Quiroga, promovieron la fundación dentro del mismo plantel de una escuela secundaria;  o sea que la misma casa, albergaría el internado de niñas tarascas, la escuela primaria Don Vasco, y la escuela secundaria particular, que después sería incorporada;  y además la primera secundaria en Quiroga. Esta petición fue aceptada, no sin dificultades, por la madre superiora general de la congregación, y la madre Nunila recibe el nombramiento de Directora de la secundaria, que también ostentaría el nombre de « Don Vasco «, que fue inaugurada el día 8 de febrero de 1964.

¿Y qué paso con el «Colegio Arquidiosesano para la formación de las niñas tarascas»?. Podemos decir, que desde la fundación de la primaria dentro del plantel para la enseñanza de las internas tarascas, que admitió la inscripción de alumnas externas de Quiroga, allí empezó la segregación de las niñas tarascas, y con la apertura de la secundaria, fueron relegadas totalmente, y solo quedó en un recuerdo la obra del padre Adolfo Soriano, que realizó cumpliendo el deseo de su gran amigo el Arzobispo de Michoacán, excelentísimo, Dr. D. Leopoldo Ruiz y Flores, que estuvo en funciones desde 1911 hasta 1947, y falleció en el año de 1948, delegándole la misión al padre Soriano de fundar un centro educacional para niñas tarascas.

¿Pero quién fue el padre Soriano?. Nació en Pichátaro, Mich. En 1938 llego como párroco a la ciudad de Tzintzuntzan; ese mismo año formó la orden tercera de San Francisco de Asís, con todas las comunidades pertenecientes a la parroquia. Fue promotor de catequistas, de escuelas particulares y grupos corales; fue incansable en su ministerio por el amor que profesaba a sus gentes que le respondían con su nobleza de corazón y obediencia espiritual, a muchos los convirtió al catolicismo, visitaba pueblos y pueblos, y para poder regresar de ellos celebraba la misa a las 4 de la mañana con asistencia de todo el pueblo que escuchaba la misa explicada en español y tarasco de boca del padre Soriano, que montaba a caballo porque era su medio de transporte, y sin importar la variedad climatológica, a veces lo hacía a pie por lo que siempre usaba sombrero. Formó un numeroso grupo de catequistas a quienes mandó a Querétaro para recibir cursos de Catequesis con las madres misioneras Guadalupanas, logrando que 12 de ellas fueran consagradas el 8 de diciembre de 1939, en Pátzcuaro, poniéndole al grupo el nombre de "María Inmaculada de la Salud". El grupo catequizaba en español y en tarasco a un conjunto de hasta 450 niños, en ocasiones lograron 250 primeras comuniones en una sola celebración.

La mamá del padre Soriano, era la superiora general del grupo con el que salía a las rancherías, y al terminar regresaban a pie rezando y cantando bajo los hermosos rayos del sol y el límpido cielo que se reflejaba en el Lago de Pátzcuaro. En el año de 1940, el número de catequistas, aumentó a 40, su escuela central era Tintzuntzan y sus maestras Teodomira Hinojosa y Agustina Santiago. El padre Soriano, vivió la angustia del incendio del templo de Tzintzuntzan en el jueves Santo del año de 1944.

En 1940, empezó con las escuelas primarias enseñando las primeras letras juntamente con el catecismo; por todo un año atendía 12 escuelas con sus catequistas, resultando de ellas: 11 sacerdotes, 2 religiosas, varios maestros, y muchos buenos padres de familia. Fundó un periodiquito llamado "La Voz de Tata Vasco"; también fundo una casa-albergue en Quiroga, para niñas y niños que desearan continuar sus estudios y esto les facilitaba el transporte y los gastos de alimentación. (Casa ubicada en la calle Abasolo, cerca de la Alcantarilla que aún existe). El padre Soriano, era de pelo cano, sencillo, gordito y prietito, un color contrario al color de su alma;  y su gran obra fue la fundación en Quiroga del Colegio Don Vasco, aunque al principio no fuera este su nombre.

 La primera Secundaria Particular Incorporada de Quiroga, Don Vasco, dio sus primeros frutos en el año de 1966, al regresar de ella 29 de los 38 alumnos inscritos, esta primera generación llevó el nombre de Agustín Arriaga Rivera, (Gobernador Constitucional del Edo. de Michoacán 1962-1968) los egresados de la primera generación fueron:

Hombres:

Enrique Pérez Cazarez.

Salvador Garnica Rico.

Jesús Coria González.

Eduardo Fuentes López.

Rafael Vargas Gutiérrez.

León Razo González.

Severiano González Zaragoza.

Eustorgio Fuentes López.

Agustín Vargas Gutiérrez.

José Cruz Serna.

Luís Garnica Rico.

Antonio López Gutiérrez.

Leopoldo González Mendiola.

Rafael López Fuentes.

José Maria Caballero Meza.

Nicolás X.

Cruz Anita.

Rogelio Sastre Barriga.

Mujeres:

Dolores Monroy.

Gloria Sobrio.

Josefina Cortes Fuentes.

Lourdes Rivera Farias.

Guadalupe Villanueva Pedraza.

Teresa Rivera Farias.

Laura Villicaña Rivera

Concepción Serranía Bustos.

Ma. Dolores Serranía Bustos.

Inés Dimas.

Galería de Imágenes de Quiroga. Imagen 75

Listado de personal de la Dirección del Colegio don Vasco de Quiroga, Michoacán, México.

 

 


Guitarras e instrumentos musicales

Buscar

Quién está en Línea

Hay 85 invitados y ningún miembro en línea

Contacto